Currícula

Currícula

Estructura Curricular y malla curricular

Elementos organizadores del diseño curricular

El plan de estudios de la carrera de Artes Dramáticas está dividido en dos grandes áreas que son:

1)    El Área de teatro que tiene 33 materias, desarrolla con sus contenidos todos los elementos teóricos y prácticos destinados a la formación del actor y aquellos inherentes a la preparación profesional del director. Contiene 4 sub-áreas:

a)    Formación Actoral, con 11 materias.
b)    Formación complementaria, con 13 materias de larga duración
c)    Dirección, con 7 materias
d)    Recursos Técnicos, con 2 materias

La sub-área de la Formación Actoral, tiene como objetivo la práctica del actor en escena, a través de la ejercitación de obras del repertorio clásico y contemporáneo.

La sub-área de la Formación Complementaria tiene como objetivo la preparación del actor en sus dos herramientas básicas, su cuerpo y su voz, para utilizarlas como instrumento de expresión escénica.

La sub-área de Recursos Técnicos tiene como objetivo el capacitar al futuro actor y director con los conocimientos y la práctica en la realización de escenografías, luminotecnia, vestuario, maquillaje, máscaras, utilería y sono-montaje.

La sub-área de Dirección, tiene como objetivo formar al actor en las Técnicas de la Dirección Escénica, por medio de la elaboración y realización de proyectos teatrales.

2)    El Área social, con 9 materias  orientadas a la formación humana y cristiana del Profesional, proporciona además al futuro profesional las herramientas pedagógicas necesarias para su desempeño en la capacitación teatral.

CICLOS DE LA CARRERA:

Así mismo el plan de estudios de la carrera de teatro, contempla tres ciclos que determinan la formación profesional.

En este entendido la capacitación  abordará de la manera más amplia posible todos los elementos que constituyen y rodean la creación teatral, de tal manera que estos futuros profesionales puedan hacer frente a cada situación y dificultad que pueda presentarse. Por esto los actores formados en la Escuela Nacional de Teatro, serán profesionales que ostentarán además de su formación rigurosa como actores y directores, una amplia formación que incluye Iluminación, electricidad, carpintería, escenografía, fabricación de máscaras, maquillaje y vestuario. Así cuando egresen de la escuela tendrán las herramientas necesarias para crear de manera profesional en cualquier circunstancia.

Entre los ciclos de formación profesional tenemos:

a) CICLO BÁSICO:

Comprende las materias que son la base de la formación del actor, concerniente fundamentalmente a lo que significa la preparación del cuerpo con las materias de Danza, Acrobacia, así como también la preparación de la Voz, a través de la materia de Canto específicamente. Este trabajo de preparación del actor se realiza con mayor énfasis durante este ciclo, sin que esto signifique el abandono de ellas en lo posterior. El cuerpo y la voz son las herramientas fundamentales del actor y deberán ser formadas y trabajadas para convertirse en instrumentos de gran afinación para el desarrollo del segundo ciclo. Las materias que concentran la atención al ser propias y singulares de la Formación actoral serán Biodinámica, Teatro Gestual y Estudio de máscaras.

b) CICLO FORMATIVO:

Tiene su inicio en el primer año, pero se incide con mayor fuerza en su desarrollo en el segundo año, utilizando todos los conocimientos adquiridos en el ciclo básico con relación a  la formación del actor, que es su preparación para aquello que como escuela pretendemos lograr en el estudiante. Esto se logrará con el ejercicio de la práctica actoral mediante el análisis y la interpretación de personajes de obras clásicas del repertorio Universal, de diferentes épocas del Teatro, hasta nuestros días. La introducción de las Artes marciales en este ciclo permitirá un mejor desarrollo en cuanto al manejo de la energía del estudiante y su correlación con las otras materias físicas.

c) CICLO APLICATIVO:

El paso por el ciclo básico, que proporciona las herramientas necesarias para el actor que logra su capacitación en el arte de la actuación en el Ciclo Formativo; llega al tercer ciclo, el Ciclo Aplicativo, que se desarrolla durante el tercer año, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos, para, durante esta etapa, acceder a la especialización en el campo de la Dirección Teatral, a través de su participación  activa en el proceso de producción del montaje de una obra teatral, bajo la guía y supervisión de un director invitado para el efecto. Este trabajo le permitirá al estudiante la puesta en práctica de todos y cada uno de los conocimientos adquiridos hasta ese momento. Así también como trabajo final (Véase Modalidad de Graduación) deberá resolver una escena desde el punto de vista actoral como proyecto de graduación. Así, después de este proceso tendrá las herramientas necesarias para luego acceder al cuarto año y concluir con la Licenciatura.

Matriz Curricular de la Carrera

matriz